lunes, 12 de junio de 2017

Reseña de "Tres" - Ted Dekker







Hola seres que comparten este multiverso con su servidor. Hoy traigo a ustedes la opinión, lo que me pareció en lo personal, el libro de Tr3s de Ted Dekker.

Antes de comenzar a explayarme sobre lo que sí y no me gustó de este libro, tengo que decirles que no es una reseña propiamente dicha. Es muy difícil hablar de la magnitud de este libro sin soltar SPOILERS, así que lo advierto, los habrá. Si no has leído este libro y te interesa, mejor léelo y vuelve más tarde para que verifiques si coincidimos en algunos puntos sobre la opinión. Esto lo hago porque, como te darás cuenta (o te has dado) no es un libro de suspenso o thriller común, tiene muy claras varias enseñanzas, muchas del ámbito religioso (no se asusten, si son como yo de antirreligiosos, les prometo que estas pinceladas son bastante tolerables y nos pueden servir), y es en sí una metáfora gigante sobre el mal que habita en nosotros, y cómo el bien debe vencerlo.

Haber, si ya leyeron el libro, o si no (si se quedaron para saber más a pesar de mi advertencia de spoilers), recordemos un poco sobre qué va. Kevin es un hombre de 28 años, un sujeto carismático e inocente que no tiene amigos. Ama aprender, y quiere continuar sus estudios en el Seminario, donde tiene especial interés en el tema del bien y el mal. A pesar de que su infancia fue extraña y de cierta manera ardua, dolorosa; perdió a sus padres y vivió con sus tíos y primo retrasado por 22 años hasta que no aguantó ese sitio y decidió conocer el mundo por sí solo, y le iba bastante bien hasta que…

Es aquí donde nuestro antagonista Slater entra en acción. Primero, el ruin sujeto le hace una llamada para decirle que está a punto de explotar su auto, y lo cumple aunque Kevin se salva. Este tipo misterioso lo único que quiere es una confesión de Kevin, que la haga pública y de este modo parará con sus ruines actos. De esta manera trae en vilo al pobre hombre, haciéndole llegar por teléfono varias adivinanzas, todas tienen que ver con opuestos. Kevin no está solo, su amiga de la infancia, Samantha quien ahora es policía le ayuda a recordar su pasado en busca de ese gran pecado que cometió. También una oficial llamada Jeniffer se pone manos a la obra en su caso, teniéndole gran cariño porque le recuerda a su hermano asesinado por el que creen es el mismo asesino, el llamado Asesino de las Adivinanzas.



COMIENZAN LOS SPOILERS:

Bien, al inicio, con la aparición de Slater y las adivinanzas, para mí “Tr3s” no era otra cosa más que una novela más de misterio que busca ser atractiva, recordándonos obras de otros autores de este género. Pero si eres escritor tienes que saber que realizar una novela de este género no es cosa sencilla, tienes que devanarte los sesos para crear una obra que enganche desde el inicio, tenga al lector comiéndose las uñas y quebrándose la cabeza con los misterios que tampoco deben ser exagerados y saturados. Es muy difícil que una novela de este género sea adictiva, emocionante, suculenta en todos los ángulos, y “tr3es” comenzó y siguió como una novela sin más, sin nada nuevo que aportar, aunque no hay bastante lapsos de relleno, parece ser que no iba a ser otra cosa que una novela más de este género y hasta ese punto estaba decepcionado.

No es hasta que Samantha da la idea a Kevin de que tal vez Slater sea una creación de su mente, un alter ego; ahí es cuando lo interesante de verdad comienza. Ted Dakker juega con nosotros como sólo los maestros de este género saben hacer. Nos mete dudas, y, como dije, a su paso nos mete enseñanzas sobre lo que el bien y el mal es. Trabaja bien estos puntos. Aunque al continuar con la lectura puedes creer, de nuevo, que es una simple novela, es hasta el final cuando las dudas pueden comer al lector. ¿Es Slater en realidad Kevin? Esa duda, en lo personal, me mantuvo interesado hasta terminar la novela.

Bueno, sí, todo se resuelve al final. Nos damos cuenta de que la dañada forma de vivir de Kevin, junto con los sucesos de su infancia, le orillaron a crear dos personalidades más, una maligna y otra benigna que le ayudaba y acompañaba de la mano, algo así como un ángel. Aquí es cuando nos damos cuenta de que Ted toma la idea del ángel y el diablo sobre nuestros hombros y les da cuerpo, cambia el concepto y entrega una buena novela de misterio.

Ese es el fin de esta novela, darnos cuenta de que el mal en nosotros siempre ha estado y estará latente, por más inocentes que seamos. Ted ha empleado una enorme y bella metáfora para abrirnos los ojos en este aspecto. No tenemos que dejar que el mal dentro de nosotros fluya y nos destruya, y siempre tenemos que tener una parte consiente de nuestros hechos, nos tenemos que cuestionar sobre si nuestros actos serán buenos o malos. Es una novela que al terminarla te deja pensando y satisfecho, si bien no es la gran novela negra, y puede parecer lente, predecible, con los clásicos clichés de este género (el asesino, el atormentado, la policía que lo quiere) da una vuelta de tuerca en las últimas páginas que hacen que todo haya valido la pena.

Calificación personal:



0 comentarios:

Publicar un comentario

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin